Por Rocío Mejía

 

RELATOS DE UNA MAMÁ NÓMADA III

 

Sobre los requisitos de los cuidadores del programa Tagesmutter

 

Sobra decir que el agrado y el carisma por los niños deberá ser la base para pensar en trabajar como mamá o papá de día. Se debe tener un gran sentido de responsabilidad y proyectarse en este trabajo a largo plazo. Es recomendable que sea una persona tolerante, autocrítica y comprometida para tener una buena relación con los padres y su tipo de crianza. Si es el caso de que la o el cuidador desarrolle esta actividad en su casa, la familia deberá estar al tanto del tema porque estarán inmiscuidos también en el ambiente donde los menores desarrollaran sus actividades diarias.

 

Los requisitos que el ministerio pide son demostrar un título académico al menos de nivel técnico afín al empleo (enfermería, pedagogía, puericultura) o un mínimo de horas de trabajo relacionado al cuidado de menores, asistir a un curso de primeros auxilios para niños así como la obtención de una licencia sanitaria del lugar de cuidado y los antecedentes penales del o la cuidadora y en el caso de cuidar a los menores en su hogar de los miembros que vivan en la casa.

 

El lugar donde se pretende desarrollar el cuidado de los niños deberá cumplir con las normas de seguridad que impone el ministerio entre las que están: espacio suficiente para que los menores puedan moverse libremente sin obstáculos que les lleguen a generar un peligro, habitaciones amplias donde puedan dormir y/o jugar (aproximadamente 90 metros cuadrados para 4 niños)

 

Se verifica si hay servicio de entrada y salida del menor para que se cumpla con los estándares de seguridad en el transporte de menores. Se incentiva a que ambas partes firmen un contrato de servicios. El ministerio cuenta con un machote aunque se puede particularizar si ambas partes están de acuerdo. Esto le da seguridad al cuidador ante alguna cancelación sin previo aviso o por falta de pago ya que dicho contrato exige un deposito por lo menos un mes antes de iniciado el cuidado del menor.

 

En dicho contrato se especifica como será la asistencia en caso de enfermedad, el derecho a vacaciones y pensión. Deberá exponer la existencia de seguros médicos y de accidentes que amparen al cuidador y los menores siendo estos obligatorios aunque se recomienda tener un seguro también de responsabilidad civil para el caso en que los menores dañen el lugar de cuidado. Junto a este contrato se deben anexar copia de la cartilla de vacunación y de la tarjeta del seguro médico del menor.

 

El cobro – como ya lo mencionamos – se hace o de manera privada, es decir a cada padre, o publica recibiendo la paga a través del ministerio. Actualmente en cualquier modalidad se les reconoce derecho a seguridad social completa, vacaciones pagadas y en el caso de renunciar podrán enlistarse en la oficina de empleo como desempleados y recibir la ayuda económica para tal caso, todo un logro para este tipo de empleo.

 

La capacitación anual y permanente que exige el ministerio es dada por medio de la Oficina de la Juventud y la Oficina de Protección al Menor. Ambas mantienen informados a los cuidadores sobre cursos, seminarios y conferencias. Algunas ciudades como Hamburgo se encuentran a la vanguardia en este tema y ofrecen un paquete de capacitación de 45 lecciones donde tratan temas de salud, derecho, psicología, educación, organización y comunicación así como de primeros auxilios.

 

Existen alternativas de capacitación y empleo para Tagesmutter. En Alemania hay una red de grupos de apoyo a los que la mamá o papá de día puede acudir a formarse o promoverse para el cuidado infantil. Dichos grupos son de diversa índole, destacan los religiosos, los clubes de día o aquellos dedicados a la asistencia social.

 

Sugerencias

Desde el ministerio se les recomienda a padres y cuidadores estar en constante comunicación. Guardar respeto por las preferencias educativas, los hábitos, las normas y acuerdos que desde el comienzo se marcaron entre ambos con el fin de evitar discrepancias entre cuidadores y padres.

El cuidador no debe tomarse como un padre o madre sustituta. Se debe buscar en todo momento el bienestar del menor sin embargo hay que recordar que la educación viene desde casa y ya sea la guardería o la escuela son espacios donde los menores aprenden herramientas para un mejor desarrollo social, pedagógico, psicológico y físico, pero la parte emocional, la que da los valores y el respeto deberá venir de las dos grandes figuras de apego para un menor: sus padres. Esto es algo que en México no debe perderse de vista.

 

Agradecemos la colaboración de nuestra amiga Rocío Mejía y la valiosa información que nos comparte sobre programas gubernamentales de apoyo a la parentalidad en Alemania.

 

¿Que opinas de este programa? ¿Crees que se podría diseñar en México algo similar?

¡Esperamos nos compartas tu opinión!

Muchas gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *